Homenaje a la poeta venezolana Ana Enriqueta Terán en Salamanca

Etiquetas: #EscritoresVenezolanos , #UniversidaddeSalamanca , #CátedradeLiteraturaVenezolana , #AnaEnriquetaTerán

 

El Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela en España, brazo cultural de la Embajada de Venezuela en España, se complace en anunciarles que este próximo 28 de noviembre a las 18h. en la Universidad de Salamanca (USAL) se realizará un homenaje a la poetisa venezolana Ana Enriqueta Terán, considerada una de las voces más representativas de la poesía venezolana contemporánea.

En el marco de la celebración del XXIII Encuentro de Escritores Venezolanos, que se celebra en el salón de actos de la Facultad de Traducción y Documentación de la USAL, se realizará el homenaje con una conferencia titulada “Una reverencia continua: la poesía de Ana Enriqueta Terán” a cargo del doctorando del Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana José Antonio Paniagua García. Del mismo modo se realizarán lecturas de los poemas de Ana Enriqueta Terán y se contará con la presencia de los escritores venezolanos Enrique Plata y José Roberto Duque.

Este Encuentro de Escritores Venezolanos se realiza cada año desde 1995 como una acción dentro de la Cátedra de Literatura Venezolana “José Antonio Ramos Sucre”, fundada por los profesores Carmen Ruiz Barrionuevo (España) y José Balza (Venezuela) gracias a un convenio entre la Universidad de Salamanca y el Gobierno venezolano. Este proyecto lo coordina el Ministerio del Poder Popular para la Cultura mediante el Centro Nacional del Libro (Cenal) y por parte de la Universidad de Salamanca la Prof.ª María José Bruña Bragad, doctora en Literatura Española e Hispanoamericana.

Ana Enriqueta Terán (Valera 1918-Valencia 2017) fue una poeta y diplomática venezolana que escribió una de las obras más densas y estimulantes de la poesía venezolana del siglo XX. Sus principales influencias fueron los clásicos españoles, como Góngora y Garcilaso de la Vega, y más tarde la poesía francesa de Rimbaud y Baudelaire. Perteneció a la Generación del 18 junto a Andrés Eloy Blanco, Humberto Tejera, José Antonio Ramos Sucre, Fernando Paz Castillo, Pío Tamayo, Alberto Arvelo Torrealba, Lucila Palacios, entre otros.

Realizó carrera diplomática en Uruguay (1946) y Argentina (1950), siendo delegada ante la Asamblea de la Comisión Interamericana de Mujeres en Buenos Aires en 1949. En 1952 se retiró de la carrera diplomática para dedicarse a la poesía. Fue reconocida con la distinción doctor honoris causa por la Universidad de Carabobo (1988) y el Premio Nacional de Literatura que le fue otorgado el mismo año.

A principio de los noventa la editorial venezolana Monte Ávila Editores decidió publicar, en homenaje a la poetisa, la totalidad de la poesía que había escrito hasta entonces, que vio la luz bajo el título de Casa de hablas. (Obra poética 1946-1989). Ya a finales de la última década del siglo XX, con motivo de la celebración de los ochenta años de la escritora (1998), las autoridades culturales del gobierno venezolano decretaron la conversión en Museo y Casa de Cultura la residencia que Ana Enriqueta Terán había ocupado durante varios años en Jajó, pueblo andino del Estado Trujillo.

En 2007 fue la poeta homenajeada del IV Festival Mundial de Poesía de Venezuela y la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven) de este 2018 estuvo dedicada a ella.

Su obra poética ha sido publicada en los siguientes títulos: Al norte de la sangre (1946), Presencia terrena (1949), Verdor secreto (1949), De bosque a bosque (1970), Libro de los oficios (1975), Libro de Jajó (1980-1987), Música con pie de salmo (1985), Casa de hablas (1991), Alabatros (1992), Antología poética (2005), Construcciones sobre basamentos de niebla (2006), Otros sonetos de todos mis tiempos (2014) y Piedra de habla (2014).

Para el Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela en España y la Misión Diplomática venezolana es un gran honor que en territorio español se siga cultivando la enseñanza de nuestra literatura y, que además, se rinda homenaje, en el centenario de su natalicio, a nuestra querida Ana Enriqueta Terán. Así que extendemos nuestro agradecimiento a la coordinación de la Cátedra de Literatura Venezolana “José Antonio Ramos Sucre” a la vez que los felicitamos por su constancia mano a mano con el Gobierno Venezolano para que estas acciones sigan estrechando los lazos culturales entre nuestros países. 

De igual forma queremos ampliar esta invitación para que visiten nuestro Centro de Documentación de la Misión Diplomática donde ponemos a su disposición una Antología de la obra de Ana Enriqueta Terán que publicó Monte Ávila Editores Latinoamericana en su colección Biblioteca Básica de Autores Venezolanos, así como números títulos de nuestros autores venezolanos que pueden consultar en nuestra sesión de la web Documentación https://cdcve.es/documentacion

De Al norte de la sangre (1946)
XI

Yo que en la vida solo he conocido
la rosa de presencia fugitiva;
yo que busqué la eterna siempreviva
del amor y su fuego defendido.

Yo que en el cauce de lo ya vivido
puse a gemir mi carne pensativa;
yo que ignoro la causa primitiva
de mi vivir y mi naciente olvido,

alabo el soplo de la primavera,
la incierta lumbre que en secreto admira
el despojado corazón que espera.

Alabo mi vivir humilde y denso,
mi corazón de tintes indefensos,
que es más oscuro cuanto más se mira.

 
De Libro de los oficios (1975)
La poetisa cuenta hasta cien y se retira

La poetisa recoge hierba de entretiempo,
pan viejo, ceniza especial de cuchillo;
hierbas para el suceso y las iniciaciones.
Le gusta acaso la herencia que asumen los fuertes,
el grupo estudioso, libre de mano y cerrado de corazón.
Quién, él o ella, juramentados, destinados al futuro.
Hijos de perra clamando tan dulcemente por el verbo,
implorando cómo llegar a la santa a su lenguaje de neblina.
Anoche hubo piedras en la espalda de una nación,
carbón mucho frotado en mejillas de aldea lejana.
Pero después dieron las gracias, juntaron, desmintieron,
retiraron junio y julio para el hambre. Que hubiese hambre.
La niña buena cuenta hasta cien y se retira.
La niña mala cuenta hasta cien y se retira.
La poetisa cuenta hasta cien y se retira

Relacionados