Conmemoramos el 19 de abril de 1810 con Memorias de la Insurgencia

Etiquetas: #19deAbril1810 , #IndependenciaVenezuela , #MemoriasDeInsurgencia

 

El Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela en España, brazo cultural de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en España, con motivo de la conmemoración de los 208 años de la declaración de la Independencia de Venezuela, este 19 de abril se complace en invitarles a releer nuestra historia mediante el texto Memorias de la Insurgencia un diccionario que demuestra el protagonismo que tuvo el pueblo venezolano en su proceso de Independencia.

En este contexto, la Misión diplomática da continuidad al debate que se realizó en su sede cultural en el marco del ciclo: La Nación venezolana, una vocación libertaria, donde se presentó la conferencia: “La Independencia y la república oligárquica. Una épica que se hizo pueblo”, dictada por Pedro Calzadilla, presidente del Centro Nacional de Historia de Venezuela; y por Juan Marchena Fernández, doctor en Historia de América y director del postgrado de Historia de América de la Universidad Pablo de Olavide.

Ambos historiadores participaron como ideólogos del libro Memorias de la Insurgencia, que resultó de un proyecto llevado a cabo por el Centro Nacional de Historia y el Archivo General de la Nación en el marco de la celebración del bicentenario de nuestra independencia, cuyo propósito nos indica el investigador Neller Ochoa es “fomentar el estudio desde debajo de la emancipación venezolana y con ello visibilizar a las amplias mayorías que de alguna forma u otra participaron en la guerra. Así pues, se busca reconocer el aporte de los esclavos, la gran mayoría parda, la siempre olvidada participación femenina, el accionar indígena y las vivencias de innumerables blancos pobres, que, en medio de una sociedad cambiante y accidentada, se debatieron entre la necesidad extrema, el miedo a la violencia y una dura lucha ideológica”.

A lo largo de los años, la historiografía venezolana ha registrado que la independencia fue obra solo de un grupo de blancos mantuanos y ha invisibilizado la participación directa, no solo en el hecho del 19 de abril de 1810 sino en todas las luchas previas, de personajes de la vida cotidiana venezolana que se alistaron en las batallas, que cedieron sus hogares para organizar la sublevación, que brindaron alimentos a los combatientes, que escondieron armas, entre otras acciones que los convirtieron en traicioneros del régimen monárquico español de la época. Son todos estos personajes el objeto principal de investigación en la compilación Memorias de la Insurgencia.

La obra partió de una lectura minuciosa de todos los expedientes de la Sección Causas de Infidencias del Archivo General de la Nación. Dicha sección, que durante años ha estado siempre disponible pero que nunca se le dio el valor de estudio que ahora tiene, está conformada por todos aquellos “juicios a hombres y mujeres que desobedecieron el poder español por medio de actos, palabras, escritos e intentos de instaurar gobiernos republicanos durante el proceso independentista venezolano”.

Al respecto, Calzadilla indica que “una de las cosas más importantes que nosotros hemos logrado, es reconstruir la participación de sectores populares en uno de los momentos históricos fundacionales de Venezuela (…)” este comentario debe ser contextualizado con el señalamiento de Marchena, quien considera que el grito de independencia era una consecuencia de la crisis general del antiguo régimen ya que “existió una insurgencia y esa insurgencia fue americana. Inserta en los grandes acontecimientos de la historia de la humanidad, sin lugar a dudas, pero fue una insurgencia americana. Y esa insurgencia americana vino precisamente de los sectores populares, vino de la base”.

Es necesario recalcar que los movimientos populares registrados con antelación en el país, y en especial los acaecidos en la ciudad de Caracas el día previo a la sublevación popular, dan paso a los hechos del 19 de abril de 1810. Se logra el reconocimiento a la emancipación de los venezolanos del dominio de la corona española, mediante sesión extraordinaria celebrada en el Cabildo de Caracas con la destitución del gobernador Vicente Emparan, quien había sido nombrado por la Junta Suprema de España, y se crea la Junta Suprema de Caracas instancia que gobierna provisionalmente hasta el 02 de marzo de 1811 cuando se instaura el primer Congreso de los Estados de Venezuela.

Desde la perspectiva de la construcción del imaginario colectivo, ambos historiadores hacen alusión a que en los cuadros de las independencias de varios países de la región se señala con mayor ahínco a quienes formaron parte de las juntas de gobierno, dejando solo un haz de luz a través de una ventana para visibilizar a la gran mayoría social que en el caso de Venezuela como señala Calzadilla “hicieron posible la epopeya de refundar una nación en los inicios del siglo XIX”

Esta nueva visión de nuestra historia nos motiva a invitarles a disfrutar de la reproducción de las ponencias de los profesores Calzadilla y Marchena en nuestra sede o mediante los siguientes links:

Juan Marchena          Pedro Calzadilla 

Además, al visitarnos en nuestra sede cultural de la calle Hermosilla, 58 podrán descubrir a los personajes protagónicos de nuestra independencia mediante una amena lectura de Memorias de la Insurgencia.

 

Fuentes consultadas:

  • Fundación Centro Nacional de Historia y Archivo General de la Nación. (2011) Memorias de la Insurgencia. (2da. Edición) Caracas, Venezuela.
  • Marchena Fernández, Juan y Calzadilla, Pedro. (2014) Ciclo “La nación venezolana, una vocación libertaria”, conferencia “La Independencia y la república oligárquica. Una épica que se hizo pueblo”. Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela en España. Madrid, España.

Relacionados